“…Luis Alfredo Garavito Génova, nació en 1957 en Colombia.Es el mayor de siete hermanos; durante su infancia vivió ausencia de amor y maltrato físico por parte de su padre. Fue víctima de abuso sexual a los 13 años por parte de un amigo de su padre, aunque en recientes declaraciones señala que lo violó un cura.

En repetidas ocasiones,Garavito aparentaba ser vendedor ambulante, monje, indigente, discapacitado o representante de fundaciones a favor de niños y ancianos. Conocido también como “Alfredo Salazar”, “El Loco”, “El Tribilín”, “El Conflicto” y “El Cura”.

. seguir leyendo

A diferencia de muchos psicópatas, este asesino no tenía modus operandi: disparaba con su pistola calibre 44 a cualquiera que se cruzaba en su camino y sin motivo aparente. Según las investigaciones policíacas, sus crímenes estaban ligados a un vínculo con sectas satánicas e incluso con el mismo Charles Manson.

Jorge Luis Cuevas.

“…Mis padres estaban constantemente preocupados por mi comportamiento extraño. Sabían que yo vivía en un mundo imaginario y no podían hacer nada contra los demonios que me atormentaban y controlaban mi mente…”, dijo Berkowitz alguna vez.

Nació en Brooklyn en 1953. Sus padres lo abandonaron, por lo que fue adoptado por un joven matrimonio judío; la infancia de David transcurrió sin autoestima, era un niño muy tímido aunque no lo demostraba  pues frente a la gente se mostraba autosuficiente; mentía y causaba problemas; presentaba constantemente  ataques de ira y violencia incontrolable, depresiones y complejo de inferioridad.

seguir leyendo

Como cualquier otro protocolo para el buen manejo de un indicio, la informática forense nos pide esos principios básicos para el cuidado correcto de preservación. Un indicio digital merece cuidado especial, un traslado para su análisis y las personas correctas para su investigación posterior. El mundo de la informática puede ser uno de los espacios más infinitos como lo es el mismo universo, por ello, son recomendables los principios aplicados en la cadena de custodia, ya que cualquier paso en falso y se podría perder la misma prueba en este espacio tan infinito.

Laura Díaz

. seguir leyendo